La Broma del Bar, la Cerveza y Superman que muestra que eres realmente un genio si te ríes con el chiste

Enlace patrocinado

Un hombre entra a un bar situado en la azotea de un hotel y se sienta junto a otro tipo.

-“¿Qué estás bebiendo?” Le pregunta al hombre que tiene a su lado.
-“Cerveza mágica”, contesta el otro.
-“¿Si? ¿Y qué tiene de mágica?

Entonces el otro se gira, da un trago a su cerveza, se tira al vacío y empieza a volar alrededor del edificio. A los pocos segundos vuelve a su asiento con una sonrisa triunfante.

Enlace patrocinado

-“¡Increíble!”. Dice el hombre. “¡Yo también quiero probarlo!” Entonces toma su cerveza, se la acaba de un trago, salta al vacío y se estampa contra el suelo 15 pisos más abajo.

-En ese momento el camarero comienza a sacudir la cabeza mientras dice: “Sabes, eres un completo idiota cuando estás borracho, Superman”.

AnnaTamila / Shutterstock

Vamos a ignorar por un momento si el pobre hombre sobrevive o no a su caída (si te hace sentir mejor, puedes imaginar que había una cama elástica esperando en el suelo). La verdadera pregunta es: ¿te ha hecho gracia este chiste? ¿Te ha parecido de mal gusto? ¿Ambas cosas?

Según un nuevo estudio publicado en la revista Cognitive Processing, tu reacción a este tipo de bromas podría indicar el nivel de tu inteligencia.

Enlace patrocinado

Los psicólogos a cargo del estudio concluyen que las personas que aprecian el humor negro son más propensos a tener coeficientes intelectuales más altos, mostrar menos agresividad y soportar los sentimientos negativos de manera más eficaz respecto a las personas que se indignan con estos chistes.

WAYHOME studio / Shutterstock

Para probar esta relación entre el sentido del humor y el intelecto, los investigadores analizaron la reacción de más de 150 personas al observar 12 viñetas realizadas por un especialista en humor negro, el dibujante alemán Uli Stein.

Los participantes debían decir si entendían las bromas y si les resultaban graciosas. Luego tuvieron que realizar algunas pruebas básicas para medir su CI y rellenar algunas preguntas sobre su estado de ánimo, tendencias agresivas y antecedentes educativos.

Enlace patrocinado

Los resultados fueron notablemente consistentes: los participantes que comprendieron y disfrutaron de las bromas mostraron coeficientes de inteligencia más altos, y reportaron tendencias menos agresivas, que aquellos que no lo hicieron.

oneinchpunch / Shutterstock

Curiosamente, los participantes a los que menos le agradaron las viñetas mostraron unos niveles más altos de agresividad y los peores estados de ánimo del grupo. Si no eres capaz de enfrentar la negatividad con optimismo y una sonrisa, es evidente que te sentirás peor.

Pero, ¿qué pasa con el vínculo con la inteligencia? Según los investigadores, el procesamiento de una de estas bromas requiere más trabajo mental que, digamos, una broma de: “Toc-toc. ¿Quién es?”.

Se trata de una tarea de procesamiento de información compleja que requiere analizar múltiples capas de significado mientras se crea un poco de distancia emocional del contenido para que se registre como benigno en lugar de hostil.

turgaygundogdu / Shutterstock

Casi cualquier broma basada en el juego de palabras hará que tu cerebro se tenga que esforzar, los chistes negros sólo requieren un poco más de control emocional para que nos pueda hacer gracia en lugar de hacernos sentir mal.

Enlace patrocinado

Por tanto, aunque la comprensión de una broma varía dependiendo del contenido y la estructura de la broma, sí que podemos afirmar como consecuencia de estos resultados que la inteligencia, la agresividad y el estado de ánimo facilitan la adaptación de estrategias de procesamiento de humor de una manera rápida y flexible.

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: Reader’sDigest, Springer, Scienceofus
Enlace patrocinado

Y tú, ¿Qué opinas?