Esperma, la nueva técnica para ganar la batalla contra el cáncer

Enlace patrocinado

Lo siento hombres del mundo, la excusa perfecta para cumplir vuestra fantasía tendrá que esperar. En realidad vamos a hablar de un nuevo sistema, aún en fases de estudio, que utilizaría esperma para optimizar la eficacia de los medicamentos contra el cáncer.

Puede parecer un disparate, pero lo cierto es que los espermatozoides podrían tener habilidades inéditas que van más allá de correr como pollos sin cabeza en busca del óvulo.

Si bien es verdad que realizar un transporte urgente de cromosomas para engendrar un bebé es una tarea más que importante, unos científicos alemanes han concluido que también podrían ser útiles en la lucha contra el cáncer y otras enfermedades.

ktsdesign / Shutterstock

Los investigadores del Instituto de Nanociencias Integrativas de Dresden (Alemania) afirman haber encontrado una forma de trasformar a los espermatozoides en una especie de “misiles inteligentes” capaces de atacar a las células cancerígenas del cuello uterino de una mujer, lo que por ahora parece ser bastante difícil utilizando las técnicas tradicionales.

Enlace patrocinado

De ser cierto, estos científicos habrían encontrado la forma de superar el problema más complejo de la cura contra el cáncer, que no es otro que la dosificación de agentes contra las células cancerosas sin llegar dañar las células sanas. En los últimos avances, las vesículas microscópicas llamadas liposomas han sido capaces de lograrlo, pero todavía sin poder tratar toda una enfermedad.

En sus investigaciones más recientes, los científicos inyectaron células espermáticas con fármacos y consiguieron cubrir sus cabezas con una delgada capa de nanomaterial de hierro. De esta manera estaríamos ante un sistema de entrega de carga con espermatozoides híbridos.

{keyword}Mediante el remojo de los espermatozoides en un fármaco de quimioterapia común que absorbe la región de la cabeza de los espermatozoides, y la posterior creación de cuatro brazos flexibles mediante nanolitografía, los científicos son capaces de controlar a cada espermatozoide como si fuera un ciborg para hacer que colisionen en células y masas tumorales.

El espermatozoide, con la ayuda de los cuatro brazos, es capaz de descargar los medicamentos exactamente en las células que deben ser eliminadas.

De esta manera sería posible llevar a cabo la idea que ha estado estudiando la comunidad científica desde hace tiempo de utilizar células microscópicas como “mulas” de medicamentos.

Enlace patrocinado

Aunque ya hubieron otros candidatos como bacterias o nanobots completamente sintéticos, todos muestran algún inconvenientes que los hace inadecuados.

Iryna Inshyna / Shutterstock

Dado que no se reproduce ni forma colonias (infecciones) como las bacterias, desde un punto de vista biológico el esperma sí que resulta compatible, sin contar que también protegería a la medicación de enzimas que puedan degradarla.

A todo esto hay que sumar que el tracto reproductivo de las mujeres es una zona “conocida” para ellos, es decir, tienen sistemas de serie capaces de desactivar cualquier alarma ante su presencia, lo que evitaría que fuesen “cazados” por el sistema inmunitario.

Enlace patrocinado

Además, también son compatibles con el medio, están diseñados para sobrevivir en el ambiente ácido y hostil del sistema reproductor femenino. Este detalle es clave en la guerra contra el cáncer de tipo ginecológico.

Y aún hay más, el fin último de los espermatozoides (correr una maratón en busca del óvulo), los hace unos estupendos portadores de fármacos quimioterapéuticos dirigidos a los cánceres cervicales, ováricos y uterinos.

Sebastian Kaulitzki / Shutterstock

Incluso parecen estar expresamente diseñados para absorber los medicamentos, lo que podría abrir la puerta a su uso para llevar otras sustancias como los productos necesarios para a realizar pruebas de imagen o incluso genes que “arreglen” enfermedades hereditarias. Vaya, lo que viene siendo la repera.

Por desgracia, todavía queda mucho trabajo por delante para poder empezar a hablar de la existencia de un nuevo sistema de entrega de fármacos real y consistente. Sin embargo, la idea y la posibilidad están ahí, por lo que aún tenemos la esperanza de poder encontrar un arma que nos ayude a ganar la dura batalla contra el cáncer.

¡Compártelo con todos tus amigos y familiares!

Fuente: IFWGonzoo
Enlace patrocinado

Y tú, ¿Qué opinas?