6 Mitos y verdades sobre los batidos de proteínas que deberían ser desmentidos cuanto antes

Enlace patrocinado

Con esto de que cada vez está más de moda ir al gimnasio y tener un cuerpo fitness, también resulta más común ver a esos que se toman los batidos de proteínas cual Cola Cao mañanero.

Dejando las bromas a un lado, lo que antes levantaba las miradas recelosas de quienes no creen en la suplementación deportiva y, en el peor de los casos, un comentario acerca del doping, ahora se toma como una práctica más que natural al ir al gimnasio.

wavebreakmedia

Lo cierto es que consumir suplementos proteicos como apoyo a nuestro entrenamiento se ha convertido en una práctica más que natural, y así lo demuestra un estudio realizado por la Universidad de Granada que indica que hasta el 28% de las personas que acuden al gimnasio con regularidad lo consumen. En el caso de los hombres, como es de esperar, el consumo aumenta hasta el 42,7%.

Tomar batidos durante el entrenamiento ya no es terreno exclusivo de los deportistas profesionales o de los adictos al ‘fitness’, sino que se ha convertido en algo habitual entre un sorprendente número de hombres y mujeres que acuden al gimnasio. Pero ¿es realmente necesario?

Enlace patrocinado
Nejron Photo / Shutterstock

Para empezar, hay que definir el concepto de proteína, el cual, a grandes rasgos son cadenas de aminoácidos que encontramos en alimentos como la carne, huevos, productos lácteos y vegetales cuya función es la de dar soporte y alimentar a las fibras musculares.

En el mercado pueden encontrarse diversas fuentes de proteína, entre las que destaca la proteína tipo whey (suero de leche), de soja, de caseína, de albúmina de huevo, de trigo, de carne o combinaciones de algunas de las anteriores.

La más popular y que la mayoría de personas consume es la proteína whey, puesto que es  la que el cuerpo humano metaboliza más fácilmente.

Para que puedas tomar tus decisiones en base a información sólida, aclaramos los mitos y verdades en relación a los batidos proteicos.

Mito: Las dietas ricas en proteínas son dañinas para los riñones, por tanto, los batidos de proteína también son dañinos.

Enlace patrocinado
Yuriy Golub / Shutterstock

Verdad: Las dietas altas en proteínas tienen un efecto negativo sobre aquellas personas que sufren problemas renales pre-existentes, por lo que unos riñones sanos no presentarían ningún tipo de problema.

Existen diversos estudios que refutan esta teoría. Una dieta con un alto contenido (siempre sin excederse) en proteínas puede ser saludable a menos que tengas problemas renales. En la cantidad está la clave.

Mito: La proteína engorda

lightwavemedia / Shutterstock

Verdad: La proteína no hace que engordemos por arte de magia, es la ingesta excesiva de calorías lo que nos hace generar más grasa y que aumentemos de peso.

Enlace patrocinado

Los batidos de proteína son beneficiosos cuando se realiza ejercicio intenso o se hace alguna dieta concreta, simplemente es necesario tener la precaución de no consumir más de lo necesario.

Mito: En una dieta normal no hay suficiente proteína

petejerkk / Shutterstock

Verdad: Aunque las necesidades de proteínas varían en función de múltiples factores, la mayoría de la gente necesita aproximadamente de 0,8 a 1 gramo de proteína por kilogramo de peso corporal.

Eso es más o menos 80 gramos de proteína por día para un hombre que pesa 81 kilogramos. La mayoría de las personas consumen esa cantidad de proteína fácilmente sin necesidad de modificar su dieta.

Mito: Hay que consumir proteína en polvo

eldar nurkovic / Shutterstock

Verdad: La dietista Nancy Clark afirma que no necesitas un suplemento de proteína de suero de leche “a menos que seas una persona anciana con una ingesta limitada de alimentos.”

Enlace patrocinado

“Los suplementos son meramente por conveniencia”, añadía Clark. “No hay nada en un batido proteico que sea superior a la comida normal.”

Mito: Es importantísimo comer mucha proteína inmediatamente después de entrenar

Syda Productions / Shutterstock

Verdad: Es cierto que las proteínas que se consumen entre 30 o 60 minutos después de una sesión intensa de ejercicio, promueven la recuperación muscular y la síntesis si están emparejadas con carbohidratos, pero no necesitas tantas como se piensa, sostiene Clark.

“De nuevo, las recomendaciones varían según el tipo de persona, pero tomando un vaso de leche que cuente con 30 gramos de carbohidratos y 10 gramos de proteína, será más que suficientemente”, concluía Clark.

Mito: Quien va al gimnasio necesita consumir proteína después de un entrenamiento

ArtOfPhotos / Shutterstock

Este tipo de recomendaciones están orientadas a aquellas personas que necesitan maximizar su recuperación antes de la próxima sesión de ejercicios, como ocurriría con los atletas que están entrenando para una maratón o un triatlón.

Para la persona de tipo medio que van al gimnasio, comer unas pocas horas después de un entrenamiento es perfectamente adecuado.

Conocer los mitos y las verdades de los batidos proteicos, te ayudará a tomar decisiones más informadas y saludables.

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: Diarioextra
Enlace patrocinado