6 Formas rápidas de saber si sufres el síndrome del Patito Feo

Enlace patrocinado

Todos recordamos el cuento del patito feo, ¿verdad? Ese pato que se creía feo por no ser como los demás y que pasó a ser uno de los animales más bonitos del bosque cuando se dio cuenta de que en realidad era un cisne.

Sin embargo, esto no ocurre en la vida real. Cuando creces rodeado de burlas por tu aspecto, no importa que luego te conviertas en un precioso cisne. Tendrás dificultades para abandonar el síndrome del patito feo que llevas desarrollando durante toda tu infancia.

Al sufrir este síndrome hay algunas situaciones por las que siempre pasas como pensar que no eres tan guapa como el resto de personas que te rodean, sentirte diferente al resto o pensar que no agradabas a otros ya que recibías apodos o se metían contigo. Por suerte, esto ha cambiado. Ahora tienes amigos que te quieren y le gusta tu aspecto.

Sin embargo, esas etapas de tu vida en las que te sentiste aislada y baja de autoestima pueden dejar algunas marcas en tu personalidad.

6 Efectos secundarios que tiene el síndrome del patito feo en tu personalidad

Enlace patrocinado

No le das poder a tus encantos

{keyword}

Piensas que tu cerebro será el que consiga todo ya que no te ves guapa o puede darse la situación contraria y usar tu belleza porque piensas que no eres inteligente. Este síndrome puede darse en ambos casos.

Piensas que nadie puede sentir celos de ti

{keyword}

No te ves como alguien digno de celos por lo que no entiendes la hostilidad que recibes de otras mujeres. No consigues descubrir por qué hay mujeres que compiten contigo.

Enlace patrocinado

Deseas ser más guapa

{keyword}

Cuando ves famosas, sientes que te gustaría ser así de guapa. Esto afirma que tienes un grave problema de autoestima. Ya eres guapa, no tienes que parecerte a otras.

No te gusta recibir cumplidos

{keyword}

Cuando alguien te hace notar lo guapa que eres, lo niegas o no piensas que sea verdad. Debes parar esta actitud. Es cierto que hubo una época en la que te sentiste poco atractiva, pero eso ya pasó. La situación ha cambiado y debes aceptarlo.

Enlace patrocinado

Te gusta pasar inadvertida

{keyword}

Lo consideras como un rasgo más de tu personalidad y, aunque te apetezca, te aterra hablar en público o bailar en el centro de la pista.

Te gusta tener privacidad

{keyword}

Probablemente has desarrollado muchas más habilidades sociales de las que tenías de joven pero aún aprecias el tiempo a solas y la privacidad.

Para superarlo debes mostrar tus verdaderas plumas como lo haría un cisne. No necesitas un gran cambio para triunfar. Debes creer en ti y reconocer a la gente que te aprecia por quién eres. Una de las lecciones más valiosas de la vida es que debes disfrutar de tus diferencias. Son ellas las que te hacen original. Recuerda, nadie es perfecto.

Fuente: Elitedaily | Quora | Lovepanky
Imagen de portada: ViChizh / shutterstock
Enlace patrocinado

Y tú, ¿Qué opinas?