20 Cosas que los hombres siempre acaban haciendo en la cama y las mujeres odian

maxriesgo / Shutterstock

El sexo es cosa de dos, por lo que es tan importante disfrutar como hacer que nuestra pareja también lo haga. Cada persona es un mundo, y no a todos nos gusta lo mismo. Al igual que hay muchas costumbres femeninas que los hombres odian, hay ciertas cosas que hacen ellos entre las sábanas que nos resultan ridículas e incluso ofensivas.

20 Cosas que los hombres hacen en la cama y las mujeres odian

Recrear películas porno

DisobeyArt / Shutterstock

Por mucho que quieran y que les exciten las películas porno, no son reales. Cuando tratan de imitarlas pueden ser de lo más ridículos.

No entender que el clítoris es una zona muy sensible

El clítoris es una de las partes más sensibles del cuerpo. Nos excita mucho que nos lo estimulen, pero con cuidado, no se trata de acabar con él.

Empujarnos la cabeza para practicarle sexo oral

oneinchpunch / Shutterstock

Sabemos que es la forma más directa de conseguir sexo oral, pero no es necesario. No hay nada más degradante que tratar de controlar a una mujer. Es mejor pedirlo, o por lo menos hacerlo con sutileza.

Pedirnos que le pongamos el condón

{keyword}
Giphy

¿Es que vosotros no sabéis? Póntelo tú, y hazlo rápido que queremos seguir con la acción.

Buscar sexo anal sin pedir permiso

{keyword}
Giphy

A muchas mujeres les gusta practicar sexo anal, pero no sin que se lo pregunten. Tenemos que estar preparadas y usar lubricante. No puede ser un “aquí te pillo, aquí te mato”.

Liberar todo su peso sobre nosotras

Por supuesto que a veces nos gusta que os pongáis encima nuestra, pero no es necesario que dejéis caer todo el mundo sobre nosotras y nos aplastéis literalmente.

Darnos una palmada fuerte en el culo

{keyword}
Giphy

A muchas mujeres les gusta un pequeño azote, pero tienes que ser en el momento correcto y sin que se os vaya demasiado la mano. ¡No os olvidéis de que duele!

Saltarse los preliminares

¡Lo odiamos! La vagina necesita lubricarse y para ello necesitamos un tiempo de preparación. Además, el sexo no es solo penetración, hay un mundo más allá.

Pararse justo cuando estamos llegando al orgasmo

{keyword}
Giphy

¿No había otro momento? Justo cuando ves que estamos a punto de alcanzar el clímax no es el momento para dejar de moverte. Sea lo que sea puede esperar.

Preguntarnos continuamente si nos gusta

Sí, nos encanta que os preocupéis porque nosotras también disfrutemos, pero no es necesario que lo preguntéis a cada minuto. Se nos nota en la cara y nos corta el rollo.

Mordernos de forma brusca los pezones

{keyword}
Giphy

A muchas mujeres les encanta que le estimulen los pezones, pero no son galletas María, hay que tratarlos con cuidado.

Tirarte fuerte del pelo

Viorel Sima / Shutterstock

Decirnos lo que queréis o dejarnos llevar el control, pero no intentéis controlar lo que hacemos tirándonos del pelo. Resulta denigrante.

Hablar “sucio” sin gracia

Hay mujeres a las que les excita que les hablen “sucio”, pero no sin venir a cuento ni sin gracia alguna.

Dormirse instantaneamente después del sexo

{keyword}
Giphy

Vale que el sexo puede ser agotador, pero ¿tanto como para no poder aguantar ni 10 minutos después de terminar?

Querer siempre la misma postura

Twinsterphoto / Shutterstock

Todos tenemos una postura sexual favorita, pero la gracia está en innovar y cambiar. Hacer siempre lo mismo es muy aburrido.

Centrarse solo en las zonas que consideran erógenas

{keyword}
Giphy

Es cierto que los pezones o el clítoris son las zonas más erógenas de nuestro cuerpo, pero no son las únicas. Existe el cuello, la espalda, el abdomen…

Exigir sexo oral pero no hacerlo

El sexo oral es algo que suele gustar tanto a hombres como a mujeres. Entendemos que queráis que os lo practiquen, pero no es justo que vosotros no lo hagáis.

Fingir orgasmos

{keyword}
Giphy

Es una de las cosas de las que más os quejáis los hombres cuando habláis de nosotras en la cama. Sin embargo, son muchos los hombres que también fingen los orgasmos.

Hacernos chupetones

Nos encantan los besos, pero no es necesario que apretéis tanto. Y mucho menos que nos dejéis una marca durante una semana.

Oler nuestra ropa interior

{keyword}
Giphy

¡Noooo! Es realmente desagradable ver a un tío oliendo nuestra ropa interior. ¡Aggg!

Cada uno tiene unos gustos sexuales, al igual que ocurre con cualquier otro tema. Sin embargo, tanto hombres como mujeres compartimos una serie de conductas que detestamos del sexo opuesto. Chicos, ahora que sabéis cuáles son, dejad de hacerlo.

Imagen de portada: maxriesgo / Shutterstock
Fuente: metro / maxim / elitedaily