12 Señales que muestra el cuerpo y los pasos que deberíamos seguir para comprobar si tenemos el VIH

Enlace patrocinado

El VIH, o Virus de la Inmunodeficiencia Humana, es un retrovirus que ataca al sistema inmunitario de la persona infectada.  En concreto afecta y destruye los linfocitos CD4, que son un tipo de células que forman parte del sistema inmune y que se encargan de la fabricación de anticuerpos.

Estos anticuerpos son necesarios para combatir las infecciones causadas por agentes externos. Es decir, el VIH hace que el afectado sea mucho más propenso que cualquier persona sana a sufrir una infección.

Photographee.eu / Shutterstock

Los síntomas del VIH

A simple vista, los síntomas son como los de una gripe común provocada por una bajada de defensas:

Enlace patrocinado

Pérdida de peso

Tos seca

Fiebre

Sudores nocturnos

Fatiga extrema

Glándulas linfáticas inflamadas

Diarrea

Infecciones frecuentes

Enfermedades inflamatorias pélvicas

Neumonía

Erupciones en la piel

Pérdida de memoria a corto plazo

Aunque estos sean los síntomas más comunes, lo cierto es que hay muchas personas que no experimentan ningún síntoma durante años. Por ello es tan importante hacerse chequeos médicos de manera rutinaria al menos cada 6 meses.

Enlace patrocinado
Antonio Guillem / Shutterstock

Estos son los pasos que debes seguir si tienes VIH

Si crees que corres el riesgo de estar infectado de VIH, el primer paso es acudir al médico. Ahí te realizarán un análisis de sangre para comprobar si hay presencia de anticuerpos contra el virus en tu organismo. Si da positivo, es que estás contagiado y eres VIH-positivo, por lo tanto, necesitas tratamiento.

Ten en cuenta que para que estos anticuerpos aparezcan en el análisis, pueden transcurrir entre 8 y 12 semanas. Por lo tanto, es muy importante que hagas memoria y le digas al médico el día más o menos exacto en el que pudiste contagiarte.

Enlace patrocinado
Evan Lorne / Shutterstock

Con el VIH pasa como con todas las infecciones y enfermedades, mientras antes recibas el tratamiento, mejor. Por lo tanto, no le tengas miedo al médico ni a la presión social. Hay muchas más personas infectadas de las que te puedas imaginar, lo realmente importante es que recibas tu tratamiento para intentar que esta cifra deje de crecer.

Recuerda utilizar siempre protección a la hora de mantener relaciones sexuales, estés o no estés infectado. El riesgo de contraer cualquier tipo de infección o enfermedad de transmisión sexual sigue siendo muy elevado.

VGstockstudio / Shutterstock

¡Comparte este interesante artículo con todos tus amigos!

Este artículo se ha realizado únicamente con fines informativos, no está destinado a proporcionar asesoramiento médico. ROLLOID no se responsabiliza de las posibles consecuencias de cualquier tratamiento, procedimiento, ejercicio o modificación de la dieta, que se ponga en práctica tras la lectura de esta publicación. 
Enlace patrocinado

Y tú, ¿Qué opinas?