Un empleado del equipo de rescate del Titanic hace público lo que hicieron con los cadáveres tras el hundimiento del barco

Enlace patrocinado

Era el 15 de abril de 1912, al amanecer, en el Atlántico Norte. El paisaje marino se asemejaba a un cementerio bien adornado bajo un cielo nublado, en el cual se podía ver todo tipo de restos del naufragio balanceándose plácidamente entre las olas.

Puertas, almohadas, sillas, mesas y restos de todo tipo flotaban diseminados por las aguas del océano. Numerosos fragmentos blancos salpicaban los escombros, agrupándose y moviéndose al ritmo de las olas como bandadas de gaviotas.

En realidad, estas manchas blancas eran los chalecos salvavidas de los cientos de pasajeros y miembros de la tripulación que fallecieron en el desastre del Titanic.

Todos somos capaces de reconocer las estrategias y egos personales que llevaron al gran buque de los sueños a la zozobra y, más aún, después de las mil versiones cinematográficas y literarias de este accidente de barco que, sin ser el más crudo de la historia del siglo XX, sí que ha sido el que más morbo ha despertado a nivel internacional.

Sin embargo, hay algo que a muchos interesados en los entresijos más macabros del transatlántico se les pasó por alto; lo que sucedió con los cadáveres del Titanic ha sido un absoluto misterio para muchos, hasta ahora.

Enlace patrocinado

{keyword}

Aproximadamente 1.526 personas murieron cuando el barco se hundió a las 2:20 a.m. de aquel 15 de abril. La mayoría de las personas se hundió con el barco. Solo varios centenares pudieron ser recuperados por los servicios de rescate, de los cuales casi la mitad fueron devueltos al mar debido a que sus rostros violáceos e hinchados por el agua eran prácticamente irreconocibles.

De estos, solo 59 fueron reclamados por sus familiares y enterrados adecuadamente. Hasta aquí parece ser que la empresa naútica White Star Line hizo todo lo que pudo por rescatar la dignidad de los pasajeros fallecidos, pero la realidad muestra algo muy diferente.

Recientemente se ha descubierto que, Mackay-Bennett, quien guiaba la expedición de recogida de cadáveres del Titanic, optó por filtrar los cuerpos de acuerdo a su condición social y económica, es decir, las víctimas más pobres quedaron a su suerte en el mar.

{keyword}

Esta triste realidad ha salido a la luz gracias a que un empleado de la compañía naviera encargada de la operación de rescate del Titanic recogiese 181 telegramas de la basura con comunicaciones de la época.

Enlace patrocinado

No las hizo públicas en su momento, pero las entregó a su hija para que las guardara. En los años 80, la mujer dio toda la información al historiador Charles Hass, quién estuvo restaurando los documentos por tres décadas y recientemente las dio a conocer al mundo.

En uno de los telegramas, el puerto de Halifax pide que se rescate la mayor cantidad de cuerpos y el capitán Larnder responde lo siguiente:

“Se ha hecho un registro cuidadoso de todo el dinero y los objetos de valor encontrados en los cuerpos. ¿No sería mejor dejar los cuerpos en el mar a menos que los parientes los reclamasen específicamente?”

{keyword}Este dato desgarrador revela la diferencia social que existía en el Titanic, la cual se mantuvo incluso a la hora de rescatar los cadáveres tras la histórica tragedia.

Enlace patrocinado

Una decisión que hoy en día nos parece una barbaridad y una injusticia, por aquel entonces parecía una decisión racional debido a los principios que regían una sociedad profundamente clasista. De esta manera, la opción que tomaron de recuperar únicamente los cuerpos de los ricos no fue un acto de maldad, sino la opción que parecía más lógica en aquel momento y ante una situación tan desoladora.

{keyword}

Aún haciendo el esfuerzo por comprender el pensamiento de la época, resulta difícil no sentir rabia y tristeza al conocer que los cadáveres de los pasajeros de segunda y tercera clase podrían haber descansado en tierra, con sus seres queridos ya difuntos, en lugar de ser abandonados a su suerte bajo las gélidas aguas del océano por una cuestión económica.

¡Comparte la verdad tras el hundimiento del Titanic con todos tus amigos!

Enlace patrocinado

Y tú, ¿Qué opinas?