Roland Doe, la historia real del niño de 13 años que inspiró la famosa película ‘El Exorcista’

Enlace patrocinado

La película El Exorcista ha pasado a la historia como todo un clásico del cine. Te pone los pelos de punta y muchas personas no se atreven a verla por lo terrorífica que es. Lo que pocos saben es que da aún más miedo cuando sabes que está basada en una historia real.

Te contamos cuál es la verdadera historia que se esconde tras esta película y el exorcismo.

Todo empezó en 1949 en un barrio de Washington DC con la familia Hunkeler. Su hijo de 13 años, llamado Roland Doe, empezó a tener comportamientos extraños tras el fallecimiento de su tía Harriet, la que le había enseñado prácticas extrañas como la del uso de la Ouija.

El pequeño Roland aseguraba escuchar ruidos extraños que provenían de los suelos y paredes de la casa. Las tuberías empezaron a explotar sin explicación y decía que su colchón se movía solo.

La familia decidió consultar con todo tipo de expertos, pero nadie parecía encontrar una explicación al comportamiento del chico.

Enlace patrocinado
{keyword}
Warner Bros

El Padre E. Albert Hughes, un sacerdote local, pidió a sus superiores permiso para realizar un exorcismo al chico. Sin embargo, el sacerdote tuvo que parar en mitad del ritual cuando el chico rompió los muelles del colchón y se lo clavó al sacerdote.

Días después aparecieron arañazos por el cuerpo del niño, uno de ellos formaba la palabra LOUIS, por lo que la familia decidió mudarse a St. Louis, donde tenían familia. Allí, el Padre Walter H. Halloran y el reverendo William Bowdern pidieron permiso par realizar otro exorcismo con la ayuda de varios ayudantes.

Se reunieron en una casa en la calle Roanoke donde realizaron el ritual. Todos los presentes vieron cómo la cama se movía sin explicación y cómo aparecían los arañazos en el cuerpo del chico. Era lo mismo que había ocurrido durante el primer exorcismo.

{keyword}
Warner Bros

Fue entonces cuando al estudiar el comportamiento de Ronald descubrieron que durante el día era un chico completamente normal y que sólo por la noche se volvía extraño y entraba en trance.

Enlace patrocinado

El reverendo estudió a Ronald durante días y aseguraba que veía objetos volar a su alrededor y que se comportaba de una forma extraña cuando veía cualquier signo relacionado con Dios o Jesús cerca.

Durante más de un mes, cada noche el chico sufría algún fenómeno extraño, desde arañazos a pesadillas o movimientos de objetos a su alrededor. Esto llevó a pensar que estaba poseído por un demonio. Decidieron llevarle al Hospital Alexian Brothers para un tratamiento más serio.

{keyword}
Warner Bros

Finalmente, fue allí donde Ronald despertó una noche gritando que Satán siempre estaría junto a él. Los sacerdotes hicieron todo lo posible por expulsar al demonio de su cuerpo durante horas, hasta que finalmente el chico despertó del trance y dijo “Se ha ido”.

Enlace patrocinado

Desde ese momento, Ronald pudo llevar una vida normal y nadie hubiera sabido nada de este incidente sino fuera por un artículo que se publicó en The Washington Post en 1949, contando los detalles de lo ocurrido.

{keyword}
Warner Bros

Dos décadas más tarde, en 1971, William Peter Blatty escribió una novela relatando toda esta historia y utilizando los detalles que le dieron los sacerdotes sobre el caso. Fue todo un best seller y dos años más tarde se realizó una película basada en el libro.

La película cambió bastante cosas respecto a la historia original, sin embargo mantiene la esencia de todo lo ocurrido: una historia de auténtico terror.

Fuente all-that-is-interesting
Enlace patrocinado

Y tú, ¿Qué opinas?