HSG, la nueva técnica para volverse súper fértil y que es más barata que la fecundación in vitro

Enlace patrocinado

Un equipo de investigadores dirigidos por el profesor Ben Mol, de la Universidad de Adelaida, verifica la validez de un antiquísimo método de fertilidad considerado anticuado e ineficiente, lo que representa una alternativa más barata a la Fecundación in vitro (FIV).

En 1917 se realiza por primera vez un procedimiento conocido como Histerosalpingografía (HSG siglas en inglés), una técnica radiológica usada en las exploraciones de la cavidad uterina y las trompas de falopio.

whitetherock photo / Shutterstock

El procedimiento se basa en el relleno total de la cavidad uterina y las trompas de Falopio con un medio de contraste radiopaco. De esta manera es posible observar los bordes y la forma de estas estructuras con el fin de detectar cualquier irregularidad u obstrucción en las mismas.

Además de ayudar a diagnosticar posibles causas de infertilidad, este procedimiento se ha adoptado como un tratamiento para mujeres que intentan concebir. Sin embargo, desde la invención de la fertilización in vitro (FIV), la HSG se ha vuelto mucho menos común y su eficacia ha sido muy debatida.

Enlace patrocinado
bezikus / Shutterstock

Durante su investigación, el doctor Mol mostró las tasas de concepción de 1.119 mujeres consideradas infértiles una vez que fueron tratadas mediante la HSG con aceite o agua.

A los seis meses de la realización del HSG, el 29% de las mujeres del grupo con base acuosa estaban embarazadas. Los resultados de las mujeres tratadas con aceite fueron aún mejores, llegando a alcanzar casi el 40%. “Hasta ahora no había quedado claro si el tipo de solución utilizada en el procedimiento influía en la fertilidad”, decía Mol en un comunicado.

La HSG se ha pasado por alto durante los últimos años en gran parte porque el mecanismo necesario para su éxito aún no está muy bien estudiado. Sin embargo, Mol sostiene que otra de la razones por las que la HSG quedó en desuso se debió a que “la FIV apareció como algo novedoso, y las cosas novedosas a menudo son introducidas sin contrastarlas con las cosas anteriores”.

PHDG / Shutterstock
Enlace patrocinado

Mol también señaló que la FIV es una operación bastante costosa que deja un buen margen de beneficio para las clínicas. La HSG en cambio es un procedimiento bastante más barato. Una posible competencia entre procedimientos haría que los precios bajasen, lo que hace poco probable que las clínicas de fertilidad intenten promover este método.

Los estudios de Mol se realizaron en mujeres menores de 38 años ya que observó que las mujeres mayores de 40 años tienen más probabilidades de ser infértiles a causa de problemas con sus óvulos y no con sus trompas de Falopio.

Aún así, Mol piensa que también puede valer la pena que la HSG sea utilizada por aquellas mujeres que también se someten a la FIV.

Fue sólo después de que Mol comenzase a investigar la eficacia de HSG que su madre le dijo que ella misma se sometió a este procedimiento tras nueve años de intentos infructuosos.

Enlace patrocinado
{keyword}
Ben Mol de bebé con su madre

“Es totalmente posible, de hecho, basándonos en la investigación de nuestro equipo, es muy probable que mi hermano y yo hayamos venido al mundo como resultado de esta técnica”, concluía Mol.

Es una pena que las clínicas de fertilidad no apoyen este tipo de técnicas por un tema meramente económico. Ninguna persona debe perder la oportunidad de sentirse madre o padre por cuestión de dinero.

¡Compártelo con todos tus amigos y familiares!

Fuente: Iflscience, Nejm, EurekAlert
Enlace patrocinado

Y tú, ¿Qué opinas?