Famadihana, la fiesta en la que se baila con cadáveres que podría haber causado un brote de peste

Sabemos que cada cultura tiene ritos funerarios y un culto a los muertos diferente. En algunos casos se honra al difunto enterrándolo en lujosas tumbas repletas con sus posesiones terrenales, aunque hay quienes sienten la necesidad de interactuar con los muertos, ya sea realizando visitas periódicas a su lugar de descanso o incluso sacándolos a bailar.

Sí, como has oído. En Madagascar existe una festividad conocida como Famadihana en la cual se sobrepasa el límite entre el mundo de los vivos y de los muertos con total naturalidad.

{keyword}

Cada siete años, los cuerpos de los ancestros fallecidos son delicadamente extraídos de las criptas familiares mientras la multitud baila. Los cientos de personas llevan a los muertos sobre sus cabezas de un lado a otro hasta que son depositados en tierra firme.

Una vez que termina el “baile”, los cadáveres son limpiados y vestidos con lujosas prendas. Durante la ceremonia los ancianos cuentan a los más jóvenes las historias de sus antepasados y la importancia de tenerlos una vez más entre ellos.

{keyword}

Hay quienes reconocen que es una tradición que fortalece los lazos familiares y ayuda a mantener a los miembros de la familia unidos a una cadena generacional.

¿Cuál es el objetivo? Festejar y convivir en compañía de los fallecidos forma parte de una tradición que data de principios del siglo XVII. Los ciudadanos de Madagascar sacan los restos humanos de sus fallecidos y bailan con ellos porque tiene la creencia de que, a menos que los cuerpos no se descompongan por completo, los muertos no se van de forma definitiva.

Por desgracia, esta tradición está poniendo en riesgo la vida de muchas personas.

{keyword}

El continuo contacto con los restos de los fallecidos hace que los presentes queden expuestos a bacterias que pueden provocar epidemias de peste bubónica y neumónica. Tanto es así que el último brote reciente de peste bubónica ha acabado con la vida de 124 ciudadanos de Madagascar.

Las autoridades de la Organización Mundial de la Salud ve esta práctica totalmente desaconsejable, pues debido a la precaria situación que se vive en Madagascar, muchas de las personas que contraen las infecciones no tienen acceso a los antibióticos necesarios y mueren en menos de 24 horas.

{keyword}A pesar de que desde la OMS se recomienda que los cadáveres de los fallecidos por peste sean enterrados en mausoleos que puedan sellarse, precisamente para evitar que participen en el Famadihana, la población sigue desoyendo los consejos de la institución sanitaria y llevando a cabo la tradición.

Es bueno dar las gracias a los antepasados en persona, porque les debemos todo“, decía Rakotonarivo Henri, un agricultor de 55 años de edad que bailó con los restos de su abuelo y su tía.

¿Qué te ha parecido este problema?

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: El Botiquín, Milinviernos