Cómo llegar al orgasto, la forma de placer previa al orgasmo que pocos conocen

VGstockstudio / Shutterstock

Tanto a solas e incluso más en pareja, a veces no somos capaces de llegar al orgasmo, y mucho menos de hacerlo a la misma vez que el otro. Además, prolongarlo y disfrutar de él es uno de los retos más difíciles de cumplir.

Establecer una plenitud entre mente y cuerpo, es fundamental para alcanzar los mejores orgasmos. Sin embargo, poco se habla del orgasto, un término muy relacionado con el orgasmo y que tiene mucho que ver con este equilibrio entre cuerpo y mente.

El orgasto, la forma de placer que pocos conocen

volkovslava / Shutterstock

Existen diferencias entre los conceptos excitación y placer, que forman parte de la sexualidad. La excitación pertenece a la dimensión fisiológica y por tanto forma parte de los reflejos, las sensaciones y las habilidades corporales. El placer, en cambio, pertenece a la mente, por tanto a la capacidad de percibir una sensación dándole una connotación.

¿Qué es el orgasto?

PhotoMediaGroup / Shutterstock

El orgasto es el desencadenamiento automático que se produce en la mente. Para sentir el orgasmo, primero tienes que sentirlo en el cerebro. El orgasto es esa reacción previa al placer físico que nos hace sentir que vamos a tener un orgasmo.

¿En qué se diferencian el orgasmo y el orgasto?

NATNN / Shutterstock

Tenemos claro que ambos se relacionan con la sexualidad y el placer, pero ¿son entonces el orgasmo y el orgasto lo mismo? ¿En qué se diferencian? 

Para dejar claras las diferencias, el orgasmo es concretamente la respuesta física que se produce en el aparato reproductor: la dilatación del suelo pélvico y de las paredes vaginales, el aumento de la secreción vaginal, las contracciones del útero,… que generalmente se ponen en funcionamiento por la fricción en el clítoris. 

El orgasto, sin embargo es distinto, ya que es el proceso de toda esta información sensorial en el cerebro.

El orgasto es el aspecto psicológico, mientras que el orgasmo es el fisiológico. Esta es la base de por qué muchos de los encuentros sexuales no son satisfactorios. La mente y el cuerpo deben estar sincronizados y libres de cualquier otro tipo de problema para alcanzar el máximo de tiempo posible en los orgasmos.

¿Cómo tener un orgasto?

Family TV / Shutterstock

Para lograr esa conexión entre lo fisiológico y lo psicológico es necesario relajarse y dejar a un lado los pensamientos que nos produzcan ansiedad y estrés. Las preocupaciones bloquean de manera inconsciente nuestra mente, no permitiendo que la respuesta ante el placer sea automática.

Aunque parece un concepto sin más, el orgasto podría ser la clave por la cual muchas personas no logran llegar al orgasmo. Y es que no se trata solo de un aspecto fisiólogico, nuestra mente tiene que dar “permiso” para poder disfrutar de ese placer. ¿Conocías este término? Compártelo con tus amigos.

Imagen de portada: VGstockstudio / Shutterstock
Fuente: yiyuunaseishin / mujerpandora