5 Cosas que seguramente no sabías sobre Sandra Ortega, la heredera del imperio de Zara que cumple 50 años

Enlace patrocinado

Aún siendo heredera de una de las mayores fortunas del mundo, Sandra Ortega es todo un ejemplo de discreción y humildad. A sus 50 años, la hija mayor de Amancio Ortega y Rosalía Mera se toma muchas molestias por que el inmenso legado de su familia no la convierta en objetivo de los focos y pueda mantener una vida familiar tranquila y sosegada, justo lo contrario que hace su hermana pequeña Marta (34), quien no pierde la oportunidad para dejarse ver rodeada de celebrities.

La discreta vida de la gran empresaria

Tiene 3 hijos

Actualmente, Sandra disfruta de una vida muy familiar, junto a su marido Pablo Gómez (a quien conoció cuando estudiaban en el instituto), y con sus tres hijos: Martiño (ya en la universidad), Antía y Uxía. Así ha vivido hasta los 50 años que cumplió el pasado miércoles, y así promete seguir siendo en los años venideros.

Es realmente humilde y así lo transmite a sus hijos

Sandra y su esposo han querido educar a sus hijos al igual que Rosalia y Amancio la educaron a ella: en la cultura de la normalidad. Seguramente, el haber tenido una agradable experiencia en el colegio publico Ramón Menéndez Pidal, que nada tenía que ver con el internado en Suiza donde estudió Marta, hizo que se decantara por la posibilidad de que sus tres niños estudiaran en el colegio público Isidro Praga Pondal (A Coruña).

Enlace patrocinado

Se involucra en su formación

A diferencia de los niños de otras familias con un nivel económico similar al de Sandra, los padres siempre han estado muy involucrados en la formación de sus hijos, a través de la asociación de padres del centro, colaborando en lo que necesitara el colegio y encargándose ellos mismos del transporte de los pequeños todos los días al centro y a las actividades extraescolares.

testing / Shutterstock

Su hermano es su gran devoción

Como podemos comprobar, para Sandra, la familia es lo más importante en esta vida, y eso también incluye a su hermano Marcos, quien nació con una parálisis cerebral que le obliga a necesitar cuidados especiales. Desde que falleciese su madre, Sandra ha sido quien se ha preocupado de cuidar de su hermano, gestionando su dinero y supliendo las necesidades que tenga.

Enlace patrocinado

Es muy amable con todos

Las personas que ha tenido el placer de coincidir con ella y conocerla, destaca su trato cercano y amable. ¿Quién imaginaría que una mujer tan llana y de sonrisa humilde es una de las personas más ricas de España?

Una vez más podemos comprobar que el dinero no lo es todo. ¿Y tú, crees que el dinero te cambiaría? ¡Déjanos tu respuesta en los comentarios!

¡Comparte la sencillez que caracteriza la vida de Sandra Ortega con todos tus amigos!

Imagen de Portada: Imaxe Press
Enlace patrocinado

Y tú, ¿Qué opinas?