5 Cosas que no deberíamos decirle jamás a una mujer desnuda

La comunicación es clave en las relaciones sexuales, es algo que hemos escuchado miles de veces. Pero al igual que es muy importante hablar, es muy importante saber qué decir, o en este caso en concreto, qué no decir.

Cuando estamos desnudos somos más vulnerables, y un comentario sin importancia, poco meditado, puede convertirse rápidamente en algo grosero y desagradable.

Frases que no debes decirle a una mujer desnuda

“No, prefiero leer”

Olga Savina / Shutterstock

A todos nos pasa alguna vez, que estamos cansados o simplemente no nos apetece mantener relaciones sexuales. Pero, en estos casos en los que la persona tiene la libido por las nubes, es importante ser sutil. Dile, por ejemplo:

“No me puedo creer que me estés diciendo esto, pero estoy demasiado cansado”, y añade “Cuando me levante mañana por la mañana, te haré todo lo que quieras”, o algo así. Si ella sabe que estás interesado se lo tomará bien, pero si eres brusco pensará que ya no te gusta.

“¿No te afeitas?”

Cada uno tiene una preferencia estética en cuanto al vello corporal. Sin embargo, si alguna vez se lo comentas, lo tiene que hacer de forma empática, en el momento adecuado, y nunca esperando que vaya a hacer lo que tú quieras.

Pero haga lo que haga, nunca la critiques por ello justo en el momento más vulnerable, la harás sentirse cohibida. Los estudios han demostrado que las mujeres con una imagen corporal más positiva están completamente presentes en el momento y es más probable que experimenten una mayor satisfacción sexual y una mayor frecuencia de orgasmos.

“Hay algo realmente extraño que quiero probar contigo”

Kaspars Grinvalds / Shutterstock

Si empiezas diciéndole que es algo raro, probablemente su primera actitud sea conflictiva, y aunque no le desagrade la idea, la cuestione. Es mucho mejor si se lo propones como:

“Tengo curiosidad por hacer un trío. ¿Qué te parece?”. Y cuando lo hagas, en vez de obligarla a decir sí o no en el momento, déjale tiempo para que se lo piense. Así verá en ti una conexión, y no una necesidad de control.

“Entonces, ¿qué haces en el gimnasio?”

Photographee.eu / Shutterstock

Hablar sobre el cuerpo desnudo de una mujer de una forma que pueda ofenderla o hacerla sentirse poco atractiva es siempre una mala idea. Cuando esté desnuda o estéis manteniendo relaciones, no es el mejor momento para comentarle que le falta tono muscular.

Haz todo lo contrario: halaga las partes más bonitas de su anatomía para que se sienta bien y esté dispuesta a dar lo mejor de sí misma. Y lo más importante, predica con el ejemplo.

“¿Qué estás haciendo?”

g-stockstudio / Shutterstock

Todos hemos querido probar una nueva postura con nuestra pareja, para ver qué efecto tiene sobre su excitación, y ocurre todo lo contrario a lo que esperábamos. Quizás a una pareja anterior le encantaba, o leyó que era una forma de volver locos a los hombres. No es que tengas que hacerlo a la fuerza, pero sé sutil.

Dile: “¿Quieres que te enseñe algo que realmente me encanta?”. Una forma rápida y eficiente de convertir una práctica no deseada en algo más útil.

Estando desnudos nos sentimos vulnerables y todo nos afecta más. No lo olvides, sé sutil y piensa siempre en cómo te sentaría a ti que te dijeran algo parecido. No arruines un momento que puede ser mágico.

Estes vestidas o desnudas, esto es lo que nunca le debes decir a una mujer soltera.

Imagen de portada: George Rudy / ShutterstockFuente: menshealthbestlifeonline