4 Motivos que explican por qué gemimos tanto durante el sexo

Ruslan Galiullin / Shutterstock

¿Te imaginas un encuentro sexual totalmente en silencio? Disfrutar del sexo incluye expresarle a tu pareja con el cuerpo lo que sientes. En este caso, a través de sonidos de placer. Pero, ¿sabes realmente por qué lo hacemos?

Los motivos por los que gemimos durante el sexo

Varios estudios lo demuestran

{keyword}
Giphy

Los sonidos de placer pueden ser fingidos, o pueden salir de forma natural. De acuerdo con un estudio publicado en Archives of Sexual Behavior, las personas que gimen durante el sexo sienten una mayor satisfacción que los que lo hacen en silencio.

Parece que la comunicación sonora funciona como una guía para transmitirle a nuestra pareja lo que nos gusta, además de darles cierta autoestima sobre sus habilidades sexuales.

Y aunque muchos hombres no lo quieran reconocer y crean que siempre se debe a su increíble pericia sexual, según un estudio realizado por las Universidades de Lancashire y de Leeds, la mayoría de los ruidos y gemidos placenteros de las mujeres durante el sexo son para alentar a sus parejas y ayudarles a alcanzar el orgasmo. Sobre todo, cuando ellas ya lo han logrado.

Después de preguntar a cien mujeres, un 66% confirmó que sus gemidos se vuelven más intensos después de llegar al clímax, para tratar de forzar a su pareja a llegar. El 87% de ellas, en cambio, lo hace igual antes que después, con la intención de subir la autoestima de sus parejas.

Otras razones por las que las mujeres gimen más

Pero, además de para excitar a nuestra pareja o mostrarle el camino hacia lo que queremos, hay otros motivos que nos hacen producir esos placenteros sonidos.

Respuesta automática

Giphy

La penetración puede ser muy placentera, pero a la vez es una sensación agresiva para nuestro cuerpo. Por ello, una de las primeras reacciones naturales que tenemos es gemir.

Aumento de la confianza

Giphy

Expresarte como te apetece durante los momentos de intimidad con tu pareja demuestra una gran confianza. Es decir, que gemir durante el sexo es una evidencia de que estás en una relación en la que no temes ser tú mismo.

Llegar al orgasmo

Giphy

Los gemidos durante el sexo nos hacen cambiar el ritmo de la respiración. Según ciertas teorías, si lo haces más rápido puedes hacer que aumente tu excitación, por la oxigenación que generas en tu cuerpo; facilitando así el orgasmo.

Así que después de saber todo esto, podemos entender que ser ruidosos en la intimidad puede ayudar a mejorar nuestras habilidades de comunicación y el sexo en general.

Imagen de portada: Ruslan Galiullin / Shutterstock
Fuente: cosmoenespanol / cosmopolitantv / sdpnoticias / glamour / tomasalud