3 Cosas que le ocurren y afectan a nuestra mente y cuerpo cada vez que vemos cine para adultos

Enlace patrocinado

Además de excitante y provocador, el cine para adultos es engañoso, mentiroso y embustero. La “acción” de sus películas está enteramente construida sobre falsedades que van desde orgasmos fingidos, clichés revenidos y ridículos hasta las proporciones trucadas de los cuerpos de sus protagonistas.

Desgraciadamente, se trata de unas mentiras tan bien elaboradas que llegan incluso a afectar negativamente al público que las consume.

El abrumador tamaño del pene de algunos actores por ejemplo llega a crear una especie de idealización en los hombres y mujeres que terminan vinculando un tamaño desmedido del miembro como un símbolo de virilidad y masculinidad.

¿Cómo afecta la pornografía a alguien con una mente vulnerable?

Proporciones de dioses del Olimpo

Enlace patrocinado
Photographee.eu / Shutterstock

De la misma forma que muchos hombres se sienten frustrados al no poseer el pene que disfrutan sus ídolos del cine X, las mujeres también se ven afectadas por las figuras “perfectas” que muestran las actrices.

Tanto es así, que cada vez son más las mujeres menores de 18 años que deciden someterse a una cirugía plástica conocida como labioplastia con el objetivo de lucir unos labios vaginales de “proporciones perfectas” tal y como lo hacen las actrices porno.

Dejando a un lado el cuestionable sentido estético, este tipo de intervenciones no resulta nada recomendable para las mujeres jóvenes. La labioplastia originalmente surgió como un proceso de reversión para aquellas mujeres que después de tener hijos o debido a su edad, pierden la elasticidad, fuerza y las proporciones originales de su vagina.

A este procedimiento se le conoce como “rejuvenecimiento vaginal“, por lo que no es apto para jóvenes que ni siquiera han madurado física y mentalmente.

Enlace patrocinado

¿Cómo es la vagina perfecta?

{keyword}

En este sentido, los médicos juegan un rol muy importante a la hora guiar a las jóvenes y explicarles que, a menos que exista una malformación real, la cirugía estética de los labios vaginales no está justificada.

Esta intervención solo tendría sentido si se pretende corregir el tamaño o la forma anormal de los labios vaginales por causar molestias al orinar o mantener relaciones sexuales.

Enlace patrocinado

La forma y tamaño de los labios vaginales puede variar de una mujer a otra. Puede que los labios menores sean más grandes que los mayores, o que estos sean demasiado grandes; sin embargo, ambas situaciones son más comunes de lo que las mujeres piensan y no tiene por que ser motivo de vergüenza.

Aunque es cierto que la pornografía puede influir en la toma de estas decisiones, no sería justo echar toda la culpa a la misma. Lo cierto es que podría deberse a un problema aún más delicado como es la dismorfia corporal.

Dismorfia corporal

{keyword}
Actitudfem

La dismorfia corporal es un trastorno relacionado con la percepción que una persona tiene de su propia imagen física. En algunos casos, estas personas tienen una percepción errónea de su físico y, por ejemplo, se ven gordas o incluso obesas sin serlo.

En el caso que nos ocupa, la obsesión por lucir una vagina más estética, un pene más grande o incluso un cuerpo más delgado, podría ser la causa principal de sufrir este mal, el cual está catalogado como un trastorno emocional severo.

Las personas que sufren este trastorno pueden incluso rechazar cualquier tipo de vida social con el fin de que nadie conozca su “defecto”.

Enlace patrocinado

Es necesario dejar claro bien claro que mostrarse perfectos frente a las cámaras es parte del trabajo de los actores del cine pornográfico. A pesar de lo natural que pueden parecer algunas escenas, todo está preparado y controlado al milímetro.

{keyword}
Actitudfem

Al igual que en el caso de los hombres, el hecho de que las mujeres luzcan vaginas aparentemente perfectas se logra gracias al maquillaje, el juego de luces, la depilación y múltiples trucos.

Todo ello forma parte del trabajo de la industria pornográfica en un esfuerzo por recrear escenas de fantasía que son solo eso, fantasía. En última instancia, depende del criterio del espectador distinguir entre lo real y lo artificial y la forma en que dejamos que afecte a la percepción de nuestro cuerpo.

¿Conocías este trastorno? ¿Qué opinas respecto al tema tratado?

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: ADAA, BBC
Enlace patrocinado

Y tú, ¿Qué opinas?