3 Cosas que deberíamos saber sobre el Síndrome de Romeo, el trastorno que podría destruir una relación

Enlace patrocinado

Todo el mundo conoce la historia de Romeo y Julieta, la historia de amor apasionada, interminable, imposible y trágica escrita por William Shakespeare. Lo que no sabes es que existe un síndrome que tiene mucho que ver con esta historia.

El síndrome de Romeo: el amor llevado al extremo

{keyword}

El síndrome de Romeo significa prácticamente “estar enamorado del amor”. Las personas que padecen este síndrome se alimentan de la sensación de nervios y adrenalina que trae consigo una nueva relación. El clímax de las primeras citas o la subida de autoestima son esos sentimientos que todos disfrutamos, pero que quienes “sufren” este trastorno no pueden dejar ir.

Causas del síndrome

Enlace patrocinado

Resumiendo, este síndrome tiene mucho que ver con querer vivir en un enamoramiento constante, estar enamorado de la sensación de enamoramiento. ¿Las causas por las que se da? Normalmente por la necesidad de ser amado, aunque en muchas ocasiones también fomentado por las prohibiciones familiares y sociales, cuando la familia no aprueba la relación y existen conflictos, críticas, problemas e incluso amenazas.

Otra de las causas principales que llevan a padecer este síndrome es una desconexión de la realidad, resultado de una idealización del amor combinada con los buenos recuerdos de las primeras relaciones amorosas.

Fases del síndrome

Ivanko80 / Shutterstock
Enlace patrocinado

Cuando estas personas comienzan una relación, las primeras citas se convierten en experiencias inolvidables, por las sensaciones que les producen. Todo parece ir a la perfección. Sin embargo, el problema surge cuando la relación se vuelve estable.

Cuando la relación se consolida, crece la confianza y los vínculos se refuerza, pero por otro lado, las sensaciones de los primeros encuentros empiezan a volverse monótonas. Entonces, quienes padecen este síndrome se dan cuenta de que necesitan regenerar los placeres afectivos y sexuales. La percepción del amor se vuelve efímera.

Aunque pueda parecer exagerado, estas personas planean su boda y piensan el nombre de sus hijos incluso antes de saber si están realmente enamorados, aunque después no son capaces de mantener una relación estable. Y lo peor, es que este tipo de dependencia suele acabar siempre igual: en control y abuso. Este síndrome suele llevar a cometer abusos, normalmente producto de los celos, la inseguridad y el instinto de posesión.

Enlace patrocinado

Cura del síndrome

wavebreakmedia / Shutterstock

La única forma de curar este trastorno es con psicoterapia, aplicando una dosis de realidad, mostrando que el amor es un camino y que para que sea exitoso se necesita dedicación, solidaridad y confianza.

No lo olvides, el verdadero amor es que el que te hace tener los pies en la tierra y ser feliz con ello. Si no es así, será mejor que busques ayuda.

Imagen de portada: View Apart y Antonio Guillem / Shutterstock
Fuente: de10 kienykequepasa / ayayay
Enlace patrocinado

Y tú, ¿Qué opinas?