10 Cosas que seguramente no sabías sobre la moda de la electroestimulación erótica

Africa Studio / Shutterstock y Interiot / CC BY-SA 3.0

La electroestimulación erótica, también conocida como electrosex, es una práctica sexual que implica la estimulación de los nervios de la mitad inferior cuerpo, especialmente de los genitales, a través de la aplicación de una fuerte energía eléctrica. ¿Quieres descubrirlo todo sobre ella?

Todo lo que tienes que saber sobre la electroestimulación erótica

George Rudy / Shutterstock

Esta práctica sexual utiliza máquinas especialmente diseñadas para aplicar estimulación eléctrica a los genitales para conseguir placer sexual. Normalmente se asocia a prácticas de bondage y sadomasoquismo, pero cada vez son más quienes se atreven a probarlo y a incorporarlo en su vida sexual.

Sin embargo, puede ser muy peligrosa si no se lleva a cabo de la forma correcta. Si os vais a adentrar en la aventura, deberíais tener ciertas cosas en cuenta:

Nunca colocarlos por encima de la cintura

Podría interferir con marcapasos o crear una corriente eléctrica en el corazón, llegando a ser fatal.

Dispositivos diseñados para uso humano

Este tipo de dispositivos ofrecen características graduales de intensidad e interrupción de seguridad. Nunca uses uno casero.

No estimular con drogas o alcohol

Pressmaster/Shutterstock

Este tipo de sustancias pueden aumentar el umbral del dolor de una persona, por lo que podrías llegar a necesitar demasiada intensidad.

Practicar de forma correcta

Siempre hay que seguir las instrucciones de los dispositivos que se utilizan, ya que su mal uso podría llegar a ser fatal.

Tiempo y paciencia

Este tipo de prácticas necesita de tiempo y paciencia para conseguir la estimulación requerida. No intentes hacerlo todo el primer día.

Palabra de seguridad

Photographee.eu / Shutterstock

Lo ideal es que lleves a cabo esta práctica acompañado de otra persona y que siempre utilicéis una palabra de seguridad por si la cosa se complica.

Tipos de dispositivos

Existen los dispositivos de terapia de baja frecuencia que se sienten como una especie de escozor o pequeño golpe, y los dispositivos de mayor frecuencia con accesorios más densos como el caucho o el acero, que enfocan mejor las contracciones musculares.

Tipos de sensaciones

Dependiendo del dispositivo y la intensidad, puedes sentir desde un pequeño cosquilleo hasta como si una banda de goma golpeara tu piel.

Uso de lubricante

White bear studio / Shutterstock

Los lubricantes a base de silicona y aceite pueden actuar como aislantes, consiguiendo el efecto opuesto al requerido. Lo ideal es usar un gel lubricante electroconductor a base de agua para evitar el riesgo de quemar la piel con corrientes elevadas.

Sin marcas ni hematomas

Las quemaduras son la lesión más común de este tipo de prácticas. El uso de geles electroconductores puede ayudar a minimizarlas.

¿Quieres poner en práctica este tipo de estimulación sin que suponga un riesgo para la salud? Si te vas a lanzar a la aventura de probarlo, será mejor que tengas en cuenta estos consejos.

Imagen de portada: Africa Studio / Shutterstock y Interiot / CC BY-SA 3.0
Fuente: diariodeunasexologa / estim / cosmopolitan

Y tú, ¿Qué opinas?