10 Cosas que le ocurren al cuerpo cuando dejamos de tener relaciones sexuales

Tina Franklin / CC BY 2.0

La intimidad y el contacto físico son cosas que los humanos necesitan para sobrevivir. Si hace tiempo que no tienes acción entre las sábanas, independientemente de la razón, probablemente hayas notado cambios repentinos en tu estado de ánimo o en tu cuerpo. Si estabas acostumbrado a mantener relaciones sexuales y de repente dejas de tenerlas, las cosas cambian dentro de ti.

Lo que le sucede a tu cuerpo cuando dejas de tener relaciones sexuales

Tu sistema inmune se debilita

Aleksandra Suzi / Shutterstock

La actividad sexual en realidad contribuye positivamente a la función inmune de tu cuerpo creando anticuerpos, por lo que si no mantienes relaciones sexuales es posible que seas más propenso a enfermedades e infecciones que tu sistema inmunitario podría bloquear.

Los hombres son más propensos a sufrir disfunción eréctil

Lolostock / Shutterstock

La abstinencia parece aumentar la probabilidad de disfunción eréctil en los hombres, y es que la actividad sexual regular tiene un efecto positivo en las erecciones.

Tus niveles de estrés aumentan

George Rudy/Shutterstock

Las endorfinas liberadas durante el sexo son ideales para dejar atrás tus preocupaciones. Entonces, cuando ya ha pasado un tiempo sin sexo, es posible que notes que tu nivel de estrés se acumula. Además, el sexo puede ser una forma de ejercicio, que todos sabemos que ayuda a combatir el estrés y la ansiedad.

Tu autoestima bajará

Photographee.eu / Shutterstock

Pasar de ser sexualmente activo a un periodo de abstinencia puede dañar tus relaciones contigo mismo. Las emociones y los juicios que nos hacemos a nosotros mismos pueden ser perjudiciales para nuestra salud mental, conduciendo a auto-juicios, vergüenza e incluso ansiedad.

El control de la vejiga se debilita

aradaphotography / Shutterstock

El sexo mejora el funcionamiento del suelo pélvico, lo que puede ayudar a controlar el impulso de orinar. Por supuesto, también existen los ejercicios de Kegels para conseguirlo, pero son mucho menos divertidos.

Tu libido podría caer

nd3000 / Shutterstock

Algunos expertos son defensores de que un período de abstinencia podría disminuir el deseo sexual, ya que el cuerpo amortigua la respuesta hormonal a la excitación. Sin embargo, otros creen que podría tratarse de un asunto personal que depende de sus propias experiencias sexuales.

Podrías ganar peso

El sexo en sí mismo quema al menos 144 calorías en media hora, eso si dejas que tu pareja lo haga todo. Cambiar de posición, tomar el control en la parte superior e incluso quejarse de vez en cuando quemará mucho más. Eso son unas 1.200 calorías por semana extra que podrías estar quemando si tuvieras relaciones sexuales tres o cuatro veces por semana.

Disminuye la salud cardíaca

Kamira/Shutterstock

Si bien las relaciones sexuales pueden ayudar a minimizar el estrés y beneficiar la salud del corazón, el estrés y la mala salud cardiovascular pueden interferir con la excitación y la función sexual. Un estudio, publicado en el American Journal of Cardiology en 2010, relacionó la baja frecuencia sexual con una mayor probabilidad de enfermedad cardiovascular.

Podrías sufrir pérdidas de memoria

Marcos Mesa Sam Wordley / Shutterstock

La pérdida de memoria y la distracción son enormes efectos secundarios de no mantener relaciones sexuales. El sexo aumenta la funcionalidad del hipocampo, que es una pequeña parte del cerebro que ayuda con su memoria a largo plazo. Cuando el sexo se detiene por un período prolongado de tiempo, este impulso en la memoria y las funciones cognitivas desaparecen.

Tus entrenamientos podrían ser menos efectivos

Esto se debe a que las hormonas liberadas durante el sexo ayudan con la tolerancia al dolor, la motivación y la mejora del sueño. Durante un orgasmo, se libera la hormona dopamina, y esta te hace sentir bien y te ayuda a levantarte y moverte.

Por lo general, las diferencias no son abismales, pero es posible que notes cambios, especialmente cuando se trata de una abstinencia prolongada.

Imagen de portada: Tina Franklin / CC BY 2.0
Fuente: twentytwowordsthelistthesunlivestrong

Y tú, ¿Qué opinas?